ACTIVIDAD PARA MOTIVAR LA LECTURA EN LOS NIÑOS

( 8 Votes ) 

Articulo escrito por nuestra docente invitada Maria Correa.


Desde hace ya varios años me propuse motivar a mis estudiantes de 4 y 5 años que me correspondían en el aula de clase, enseñarles a leer y escribir con un pequeño proyecto que lo llame plan lector; involucrando con ello a los padres de familia quienes colaborarían con la lectura de un cuento en casa, a continuación mensiono el sencillo procedimiento: 

1-Se selecciona el cuento y se le entrega al niño para que lo lleve a casa con el cuaderno viajero. Que es el cuaderno viajero? es un cuaderno grande donde cada uno de los estudiantes tiene una cantidad de hojas para realizar actividades, en definitiva es un cuaderno compartido.

 

2-Leer con ayuda de sus padres y en compañía de sus hermanitos o amigos de barrio el cuento; quienes harán preguntas sobre lo leído.

 

3-En el cuaderno viajero y en las hojas que correspondan a su nombre escribira el titulo del cuento con y dibujara lo que más les haya parecido interesante y escribira un sencillo texto referente al dibujo realizado.

 

4-Por ultimo compartirá con sus amigos la actividad realizada en su casa.

 

Esta actividad se realiza con un niño a la vez hasta que el libro recorra todo grupo de clase, también se pueden realizar otras actividades en forma colaborativa (dibujos colaborativos, observaciones colaborativas sobre fenómenos etc).

 

Ejemplo de un cuento para aquellos docentes que deseen aplicar esta actividad.

 

Cuento EL GATO CON BOTAS

 

Érase una vez un anciano molinero que tenía tres hijos. A quienes les dio su herencia antes de morir a uno le regalo su viejo molino a otro su burro y al hijo menor le regalo su hermoso gato, este se puso muy triste y pensaba ¿Que hare yo con un gato? Pero éste vi a su dueño muy triste y le dijo amigo alégrate que yo te hare muy rico, ven y búscame lo que te pido y tráeme pronto unas botas, una mochila de hermosos colores y un vestido con corbatín; su dueño hizo lo que le pio el gato, y salieron a pasear por un lugar donde siempre pasaba el rey con su preciosa hija después de caminar un buen rato se sentaron a descansar bajo la sombra de un árbol. Mientras el amo dormía, el gato lo tiro al agua del rio que pasaba por el campo y viendo que el Rey se acerba en su carruaje salió presuroso a pedir ayuda ¡auxilio, auxilio¡ mi amo el Márquez de Carabas se ahoga por favor ven a ayudarme.

 

El rey ordeno que pararan el carruaje y le prestaran auxilio al pobre gato para poder sacar a su amo pero este le dijo al rey, Majestad veníamos con mi amo el Márquez de Carabas en nuestro carruaje cuando unos bandidos nos robaron y tiraron a mi amo al agua para que se ahogara y ahora mi amo le da mucha pena salir porque no tiene ropa ni dinero; Tu podrías dar algo a mi amo para llegar a su reino pues él es dueño de las tierras que se ven allá a lo lejos sembradas, El rey ordeno entonces dar vestido y una hermosa capa al Márquez de Carabas y además lo trajo a su reino y le presto un coche para que pudiera regresar a su palacio. El gato con botas, adelantándose siempre a las cosas, corrió a los campos del pueblo y pidió a los hombres que se encontraban trabajando que dijeran que esas tierras que estaban sembrado eran del señor Márquez de Carabas y ocurrió que cuando Rey y sus criados llevaban al Márquez de Carabas a su reino todos decían cuando se les preguntaba de quien estas tierras contestaban son del Márquez de Carabas, ahora lo único que le falta a mi amo -dijo el gato- es un castillo, así que se acordó del castillo del ogro y decidió acercarse a hablar con él. "¡Señor Ogro!, me he enterado de los poderes que usted tiene, pero yo no me lo creo así que he venido a ver si es verdad." El ogro enfurecido de la incredulidad del gato, cogió aire y ¡zás! se convirtió en un feroz león. "Muy bien, -dijo el gato- pero eso era fácil, porque tú eres un ogro, casi tan grande como un león. Pero, ¿a que no puedes convertirte en algo pequeño? En una mosca, no, mejor en un ratón, ¿puedes? El ogro sopló y se convirtió en un pequeño ratón y antes de que se diera cuenta ¡zás! el gato se abalanzó sobre él y se lo comió. En ese instante sintió pasar las carrozas y salió a la puerta chillando: "¡Amo, Amo! Vamos, entrad." El rey quedó maravillado de todas las posesiones del marqués y le propuso que se casara con su hija y compartieran reinos. Él aceptó y desde entonces tanto el gato como el marqués vivieron felices y comieron perdices.

 

 

Post your comments...